Aunque nos encontramos en una situación de alarma, y muchos sectores como la hostelería han parado en España, la cerámica sigue trabajando sin parar. La demanda del mercado hace que las mayoría de empresas no puedan permitirse un frenazo económico, que tendría consecuencias muy graves.

Es cierto que son varios los políticos que reclaman al gobierno una parálisis total excepto de los servicios básicos en la economía, pero hasta el momento desde la presidencia del estado se está permitiendo a las fábricas trabajar con normalidad, aunque con sus limitaciones.

Industria Cerámica en España

Foto: El País

El cierre de fronteras dificulta los acuerdos económicos y las facetas comerciales, aunque se sigue manteniendo los contactos internacionales mediante videoconferencias y otros métodos. También es importante reseñar que son muchos los camioneros internacionales que han limitado su transporte, lo que se añade a la cantidad de problemas del momento